Fiat Chrysler reconsidera a México para producir más camionetas Ram

AUBURN HILLS, Michigan – El nuevo director general de Fiat Chrysler Automobiles NV está cansado de que la empresa ocupe el tercer lugar de ventas de pickups en Estados Unidos.

Con una estrategia de incorporar nuevas características a sus renovadas camionetas de tamaño completo Ram 1500 - lo que incluye desde pantallas táctiles de 12 pulgadas en el tablero hasta paquetes de baterías grandes y motores eléctricos para ayudar a ajustar la velocidad y ahorrar combustible - el fabricante automotriz está apostando por un crecimiento sostenido de la demanda.

En consecuencia, el directivo Mike Manley está reconsiderando ahora una decisión anunciada en enero: terminar con la producción de las pickups para trabajo pesado en una planta en Saltillo, México.

Entre esa planta y otra en Warren, Michigan, se producirían otros modelos Ram y se liberaría la capacidad manufacturera para hacer incluso más camionetas nuevas y, así, “comerse” las ventas de la Serie F de Ford Motor Co., de la Silverado de Chevrolet e, incluso, de su más lujosa Sierra de GMC.

“Necesitamos colocarnos en el segundo lugar”, declaró Manley en exclusiva para Reuters durante su primera entrevista luego de asumir el cargo como líder del fabricante de autos número siete a nivel global, tras el fallecimiento repentino de Sergio Marchionne. “Sinceramente, no me importa a cuál de los dos les reste participación”.

A principios de este año, cuando el presidente estadounidense Donald Trump amenazó con imponer un arancel de 25 por ciento a las camionetas pickup hechas en México, Fiat Chrysler anunció que la planta de Saltillo se readaptaría “para producir vehículos comerciales a futuro”.

En 2017, Marchionne planteó la posibilidad de que su empresa sacara de Saltillo su producción de pickups para trabajo pesado, aduciendo que los impuestos y la política comercial de Estados Unidos influirían en la decisión.

Ahora, Estados Unidos, México y Canadá tienen un acuerdo comercial tentativo, según el cual no hay límites a los envíos a Estados Unidos de camionetas provenientes de México, siempre y cuando se cumpla con los umbrales establecidos en cuanto a la proporción de partes producidas dentro de la región.

“Con una combinación de las plantas de Warren y México para construir lo que llamamos la camioneta clásica, tenemos suficiente capacidad para incrementar la producción el próximo año en caso de así requerirse”, afirmó Manley. “En mi opinión, sí se requerirá. Estamos teniendo una mayor participación. Obviamente, estoy buscando que esto continúe, aunque el segmento es increíblemente competitivo”.

Las marcas Ram y Jeep apuntalan el negocio norteamericano del fabricante de vehículos – el cual le representó a Fiat Chrysler cerca de 85 por ciento de las utilidades antes de impuestos durante el segundo trimestre – y contrarrestan las dificultades del negocio tradicional de Fiat en Europa y las operaciones en China.

Las camionetas de la Serie F de Ford han encabezado el segmento durante cuatro décadas. En 2017, Ford participó con 35.6 por ciento de las ventas al menudeo de camionetas en Estados Unidos. A esta empresa le siguieron de cerca GM y FCA, con 34.2 y 22.3 por ciento, respectivamente.

A las pickups les corresponden la mayor contribución en las utilidades de las tres grandes automotrices de Detroit, de manera que hay mucho en juego dentro de esta lucha por la participación de mercado.


Boletines Electrónicos
  • Boletines generales
  • (Días de la semana)
  • (Lunes)
  • (según sea necesario)
  • Puede darse de baja en cualquier momento a través de enlaces en estos correos electrónicos. Para más información, vea nuestro Política de Privacidad.